Cinco Oficiales del Ejército de Salvación procesados por Campillistas

Ayer a eso de la hora del Ángelus llegó a nuestra redacción un señor con trazas del más acendrado temor.    

-¿Qué desea?, le preguntamos.    

-Hablar con el señor Topaze para un asunto muy serio.    

-Si es que a estas horas no lo han sentado en la silla eléctrica, es muy capacito de recibirlo, le dijimos.    

 

Felizmente hasta ese instante nuestro querido profesor Topaze conservaba la vida, de manera que el visitante fué invitado a pasar a su oficina. Una vez adentro este se descubrió, se dio tres golpes de pecho y dijo:    

-¡Gehová sea con nosotros!    

 

Y luego, bajando la voz, habló de esta manera:    

-Señores, yo soy sacristán de la iglesia El Divino Jehová, que como ustedes saben es canuta.    

-¡............!    

-Exactamente, y voy a relatarles algo tremendo que pasa: tres capitanes, un mayor y un teniente coronel del Ejército de Salvación han sido separados de las filas por complotar en contra de la seguridad interior de los hermanos adventistas.    

-¿............?    

-Ecolecuá; fueron sorprendidos dentro del Cuartel General del Ejército, ubicado en la Avenida Portales, mientras se entregaban al más tremendo de los complots......    

-¡¡¡............!!!!!    

-Eso, justamente. Complotaban ¿saben ustedes a favor de quien? ¡Del Arzobispo de Santiago! ¡De Monseñor Campillo! ¿Han visto cosa igual? Pero fueron sorprendidos precisamente en el instante en que juraban con llevar al puesto de Generalísimo de las Fuerzas Evangélicas al Arzobispo de Santiago.    

-¿............?    

-Exacto. Inmediatamente que se les sorprendió con los cirios en las manos, con escapularios y teja de curas, fueron desarmados y recluidos en sitio seguro. Hasta este momento el movimiento parece que no se ha extendido en otras iglesias, pero de todas maneras los canutos estamos en estado de sitio por lo que “poteris contíngere”.    

 

En efecto, por lo que pudimos averiguar más tarde, los oficiales en referencia complotaban descaradamente y entre la tropa del Ejército de Salvación fué sorprendido un enorme material de propaganda campillista consistente en estampas,  medallitas y otros elementos de difusión.    

 

Según informaciones insospechables que hemos obtenido hasta el momento, parece que el golpe ha sido frustrado y que a los oficiales implicados en el asunto se les aplicarán fuertes sanciones de acuerdo con la Seguridad Interior del Estado esquina de Huérfanos.     (A esta altura de nuestra crónica creemos indispensable manifestarle al colega “Trabajo” que solo en una forma parecida a esta puede dar informaciones de carácter sensacional que permitan al director del diario librarse de toda clase de procesos).