El León no es tan bravo como lo pintan

Topaze y Alessandri Cara a Cara El día 13 de enero de 1938 fueron incautados todos los ejemplares de la edición Nº 285 de Topaze a causa de una ofensiva caricatura que con el título "Se Chupó", se refería al silencio mostrado por Arturo Alessandri.

1. Contexto Histórico

Arturo Alessandri Palma, Presidente de Chile, asiste el 30 de diciembre de 1937 a un almuerzo en la Escuela de Aviación, ocasión en la cual aprovecha de emitir fuertes declaraciones en contra de Carlos Ibáñez (su enemigo político) y de paso, tantear terreno para saber hasta qué punto los militares apoyarían una posible candidatura presidencial de este último.

 

Mientras la prensa de oposición condenó la actitud y las palabras del Presidente, la respuesta del aludido no se hizo esperar, atacando a Alessandri con mayor o igual grado de violencia.

Obviamente, todos estaban esperando la respuesta de Don Arturo a Ibáñez, aún más conociendo el carácter suyo, pero Alessandri se quedó en silencio lo que dio pié a que se hiciera una de las caricaturas más célebres de Topaze, la que llevaba como título: “Se chupó”. En esta caricatura Jorge Délano “Coke” dibujó al general en retiro Enrique Bravo, presidente del consejo directivo del diario La Nación, pintando a un león en actitud fiera, mientras que en realidad aparecía Ibáñez como domador manteniendo bajo su bota tranquila y quieta a la fiera. La leyenda de la caricatura decía:

 

“Sabe mi general, el león no es tan bravo como lo pintan” .

 

Alessandri se sintió herido en lo más profundo de su corazón con la caricatura y mandó al fiscal de la Corte iniciar una querella en contra de la revista, siendo el día 13 de enero de 1938 incautados todos los ejemplares de la edición número 285. Luego de esto, se inició el proceso en contra de Coke, dictando sentencia el Ministro de la Corte de Apelaciones, señor Aylwin, e imponiendo al dibujante una multa de $500 pesos y la confiscación de la revista. Apelando Coke a la sentencia, el tribunal de primera instancia decidió que las caricaturas del número 284 y 285 no tenían la intención de alterar el orden público, no existiendo delito. Se absolvió a Délano y se ordenó devolver los ejemplares.

 

Ante este fallo adverso, Alessandri ordenó al Intendente Julio Bustoamenta que enviara agentes de Investigaciones a incautar y destruir los ejemplares del semanario. Los agentes entraron a las oficinas de Topaze llevándose los mencionados ejemplares para, posteriormente, quemarlos y hacerlos desaparecer. En vista de estos hechos, Jorge Délano recurrió a la Justicia con lo cual se inició una nueva investigación que declaró reos a 2 agentes de Investigaciones, ordenándose después la detención de los jefes de la misma institución.

 

Debido a lo complicado que se estaba poniendo el asunto, Alessandri dirigió una carta al juez de la causa en la cual reconoce ser el único responsable, lo que conduce a que el juez cierre el caso por no contar con las atribuciones para iniciar un juicio en contra del Presidente de la República, dejando esta tarea al Congreso. El hecho quedó solo ahí, pero Topaze tuvo con este episodio muchos motivos para atacar con punzantes sátiras el accionar del Presidente(1).

 

2. Reacción de la prensa chilena de la época

En el caso de la principal afectada con todo esto, o sea Topaze, los argumentos que esgrimió para defenderse del proceso en su contra se referían al hecho de que “ese animal que está sometido bajo la planta del General Ibáñez es la Opinión Pública, que no despertó indignada cuando el ex -mandatario publicó en la prensa su respuesta a S.E.”(2), dejando muy en claro entonces que no tuvo intención de representar con su dibujo al Presidente. Una vez transcurridos algunos días, estas expresiones hechas por la revista pasarían a segundo plano luego de que agentes de Investigaciones robaran y quemaran la edición N° 285, y que se descubriera días más tarde, que quien estaba detrás de todo esto era el Presidente Alessandri.

 

Al respecto, el diario La Hora del 11 de marzo de 1938 expresaba que “un Mandatario que se declara a la faz del país reo de un delito común, no puede mantenerse en el Sillón Presidencial”(3), a lo que se agregaban las expresiones de La Unión de Valparaíso del mismo día en que señalaba que “los hechos de que se confiesa culpable S.E. revisten en parte caracteres de delito común, para cuyo juzgamiento no hay fuero constitucional(4)].

 

Se suman a esta seguidilla de declaraciones las vertidas en El Trabajo del 16 de marzo, diciendo que “habiéndose confesado culpable, queda S.E. en calidad de delincuente común que ni siquiera respeta los bienes materiales de sus gobernados”(5); además, no menos importante es lo que en su editorial expresa La Opinión del mismo día 16, en el cual dice “¡Alessandri debe renunciar porque es una vergüenza para este país"(6).

Finalmente, para cerrar esta seguidilla de reacciones de parte de la prensa, debemos mostrar cuales fueron las palabras emitidas por la revista Hoy, y que en su edición del 17 de marzo señalaba que “la confesión de El sobre su manifiesta participación en un vulgar robo con fractura de candados y de vidrios, es la cúspide de su actuación al margen de la ley”(7).

 

3. Topaze y Alessandri Cara a Cara

El llamar “cara a cara” a la situación en la cual se encuentran Topaze y el Presidente, se fundamenta en que durante gran parte del gobierno de Arturo Alessandri (1932-1938) la relación entre prensa y poder se fue haciendo cada vez más tirante e insostenible. En el caso de Topaze, las críticas hacia el accionar de Don Arturo fueron pasando desde pequeñas y aisladas hasta cuestionamientos muy fuertes, momentos en los cuales, el semanario satírico no flaqueó ni titubeó a la hora de defender el derecho a la libertad de expresión, la facultad de la prensa de fiscalizar los actos del poder, y sobre todo, el asumir como un deber el informar a los ciudadanos, claro que, desde una mirada más amena y alegre.

 

El requisamiento y destrucción de esta ya mítica edición nos muestra un caso concreto en el cual la relación entre un poder y otro llegan a un punto de máximo distanciamiento y enfrentamiento ya que, se ha traspasado la barrera en la cual la prensa puede actuar de manera libre y acorde a lo que son, o deberían ser, sus principios de fiscalización, información y opinión.

 

Soy de la opinión de que en este caso concreto lo que está en juego va mucho más allá de la quema de un semanario y el reclamo de sus dueños. Lo que se juega, y viéndolo desde el punto de vista del poder oficial, es la estabilidad del régimen político de la época, o sea, lo que el Presidente está atacando no es el medio como tal, sino que los efectos que en los ciudadanos pueden tener las caricaturas que son realmente ofensivas para la persona de Alessandri, y por ende también, para la figura presidencial. Eso sí, esto no puede justificar que lisa y llanamente el más fuerte, en teoría (ya que pienso que la prensa puede ser muy beneficiosa o dañina para el poder si se lo propone), pase a llevar las libertades de los hombres para expresarse y de las personas para recibir la información.

 

Por su parte, desde el lado de Topaze, lo que se está haciendo con la caricatura es graficar la realidad del momento, apelando al buen criterio de los hombres y a la supuesta “libertad de expresión” que tiene el medio para funcionar.

 

Creo que finalmente, y siguiendo con la idea de un “cara a cara”,lo que sucedió fue que se enfrentaron ambos actores, pero no fueron amenazados por su talento, sino que fueron amenazados por convivencia, estando en una primera instancia Topaze por ser molesto para el Presidente por su caricatura. Y en una segunda instancia Alessandri, pero con la diferencia que este último no logró mantenerse en carrera, ya que fue eliminado por la votación hecha por la opinión pública.

 

* * * * *

Notas:

(1) Ricardo Donoso, Alessandri agitador y demoledor, Fondo de Cultura Económica, México, 1952), tomo II, pp. 222-234.

(2) Topaze, 22 de enero de 1938.

(3) La Hora, 11 de marzo de 1938.

(4) La Unión, 11 de marzo de 1938.

(5) El Trabajo, 16 de marzo de 1938.

(6) La Opinión, 16 de marzo de 1938.

(7) Hoy, 17 de marzo de 1938.