Don Tinto

Pedro Aguirre Cerda

 

El programa de gobierno de Aguirre abogaba por una mayor intervención del Estado en la economía, una mejora sustancial en la situación de los trabajadores tanto urbanos como rurales, la necesidad de una “Reforma Agraria”, pero entendida por el Frente Popular como un reparto de tierras fiscales y no el término del latifundio. Además pensaba que el Estado debía emplear a la clase media dentro del aparato estatal asumiendo distintos puestos, la creación de sindicatos obreros y la redistribución de la tierra , esto último algo imposible de lograr ya que se habría elevado el precio de los alimentos de primera necesidad.

 

Pedro Aguirre Cerda (Don Tinto) asumió el gobierno en un clima muy tenso ya que en la época subió el precio del dólar y cayó la bolsa, ante lo cual el nuevo mandatario reaccionó anunciando la no incorporación de comunistas como Ministros, pero sí dentro de otras reparticiones estatales. Una vez hecho esto, el gobierno se avocó a la materialización de sus promesas.

 

Las preocupaciones sociales del Presidente se reflejaron a través de la fijación de precios al trigo, pan, carne y azúcar, medida que generó un caos debido a que, al establecerse un mismo precio a la carne en todos sus cortes, las carnicerías reaccionan cerrando sus locales. Estas medidas, así como la remoción de algunos funcionarios públicos genera nuevamente la incertidumbre de la opinión pública.

 

En materia económica , el Frente Popular quiere echar las bases de un nuevo modelo económico vigente hasta 1973, denominado “Modelo Desarrollista”. Este modelo se basaba en una mayor intervención del Estado, la creación de empresas estatales y la puesta en marcha de una industrialización que pudiera sustituir las importaciones o I.S.I., idea que ya se había manifestado con Alessandri en el año 1920 a través de un Estado interventor, con Ibáñez durante su primer gobierno, y a lo largo de los años 30´.

 

Pedro Aguirre Cerda elabora un intervencionismo distinto a los anteriores y mucho más doctrinario, ya que va a seguir las doctrinas intervencionistas de Keynes, lo que finalizará con la creación de un organismo planificador que será la CORFO.

 

En enero de 1939 se produce un terremoto en Chillán que devastó gran parte de la zona entre los ríos Maule y Bio-Bio, muriendo cerca de 5.600 personas y quedando unas 70.000 sin hogar. Esta coyuntura trágica es la que permitirá al gobierno sacar adelante el proyecto de la CORFO, concebida como un organismo de desarrollo y reconstrucción económica del país.

 

La derecha política que hasta antes del terremoto se había opuesto al proyecto del presidente debe apoyar la iniciativa, ya que el no hacerlo retrasaría la urgente reconstrucción del país. De esta manera, el gobierno y la oposición negocian el apoyo parlamentario al proyecto CORFO ofreciendo el Ejecutivo mantener el status quo en el campo dejando de lado la promesa de sindicalización campesina, de reforma agraria y de derecho a huelga, con lo cual la derecha va a mantener su predomino en las zonas rurales por muchos años más.

 

A pesar de este triunfo, el gobierno debió enfrentar una serie de problemas durante lo que duró el mandato de Aguirre Cerda. En agosto de 1939 se produjo el “Ariostazo”, intento de golpe de Estado encabezado por el general de la guarnición de Santiago, Ariosto Herrera. Este militar que había estado en Italia en la época de Mussolini y que era anticomunista, intenta llevar a cabo un golpe de estado acuartelándose en el regimiento Tacna. Su fracasado golpe contribuyó a aumentar el desprestigio de la derecha ya que se identificó a este sector como el gestor de la intentona golpista.

 

También en agosto de 1939 se firma el pacto de no agresión entre Hitler y Stalin, lo que exacerbó las hostilidades entre comunistas y socialistas, ya que estos últimos acusan al partido de la hoz y el martillo de traicionar a los trabajadores y de estar de lado de Hitler.

 

Para acrecentar aún más las diferencias entre ambas colectividades, en 1940 Oscar Schnake, miembro del Partido Socialista, es enviado por Aguirre Cerda a Estados Unidos en una misión diplomática a conseguir préstamos para comprar máquinas e invertir en la industria. El Partido Comunista acusa a Schnake de estar aliado con Estados Unidos y con su imperialismo, acusación que Schnake responde señalando la inconveniencia de seguir en alianza política con el P.C. Como consecuencia a esta pugna, el P.C. incentiva las huelgas y ataca el Frente Popular como coalición de gobierno, lo que lógicamente le ocasionó muchos dolores de cabeza al gobierno. Finalmente, en 1941 se disuelve el Frente Popular y tanto el P.S. como el P.C. van separados a las elecciones parlamentarias de 1941.

 

En 1941 otro problema político debería enfrentar el gobierno, esta vez, con el propio partido del presidente, el Partido Radical. En ese año la Junta Central Radical ordenó que renunciaran al gobierno todos los Ministros Radicales como una manera de deshacerse del rebelde radical Arturo Olavaria (Pitín). Pedro Aguirre Cerda se negó a aceptar esta intromisión y apoyó a sus Ministros cuando estos decidieron seguir en el gobierno, lo que les significó ser expulsados del partido a causa de sus desobediencia. Como la relación y el apoyo entre el presidente no mejoraba, Aguirre Cerda debió modificar su gabinete y pedirle obligadamente la renuncia a Pitín Olavaria.

 

Pedro Aguirre Cerda no alcanzaría a finalizar su mandato debido a que estaba enfermo de tuberculosis, enfermedad que lo hizo dimitir a mediados de noviembre de 1941, y fallecer el 25 de noviembre de ese mismo año.

 

Al hacer un análisis acerca de la gestión del gobierno podemos notar que al asumir generó grandes expectativas entre los sectores más populares, que se vieron reflejadas en las sucesivas victorias electorales del oficialismo. Pese a esto, podemos advertir algunos puntos negativos durante el período:

 

-      El P.G.B. entre 1939-1941 fue solo de 2,36% mientras el crecimiento vegetativo de la población fue de un 2 a un 2,5%, por lo que el crecimiento per cápita casi no existió.

 

-       El país requería de capital para levantar el aparato industrial y de importaciones como el de carbón, petróleo y bienes de capital.

 

-       La Segunda Guerra Mundial y la situación estratégica de nuestro país disminuyó y cortó el comercio internacional y la llegada de capitales.

 

-       El terremoto de Chillán generó pérdidas enormes al país.

 

-       Se produjeron graves distorsiones en la economía a causa de la política intervencionista del Estado.

 

-       La agricultura fue afectada por la falta de incentivos y por las señales negativas lanzadas desde el gobierno, ya que este quería garantizar el abastecimiento a precios razonables y estables.

 

-       El gobierno fijó precios y repotenció el Comisariato, con lo cual los precios de artículos de primera necesidad como pan, trigo, carne, combustible, velas y espíritu de vino (alcohol de quemar) quedaron congelados, lo que iba en contra de la rentabilidad de comerciantes y empresarios.

 

-       Los empresarios reaccionaron ante las negativas señales que daba el gobierno en materia agrícola disminuyendo la producción. Esta medida obligó al gobierno a importar para satisfacer la demanda del mercado pero a un precio fijo, algo que generó grandes pérdidas al Estado.

 

-       En materia política el gobierno atravesó por graves problemas, principalmente con quienes formaban parte del Frente Popular, pero sobre todo con los propios miembros del Partido Radical.

 

A pesar de los grandes inconvenientes que tuvo el gobierno, Pedro Aguirre Cerda llevó a cabo importantes obras que se mantienen hasta el día de hoy:

 

-       Incentivó la formación de asentamientos agrícolas.

 

-       Construyó viviendas y escuelas de bajo costo.

 

-       Las tasas de crecimiento industrial fueron muy importantes, siendo de un 4% anual aproximadamente.

 

-       Creó la CORFO, organismo que encabezó una serie de proyectos de desarrollo industrial con importantes repercusiones a nivel nacional. Hasta el día de hoy la CORFO trabaja como un ente de desarrollo y apoyo en una infinidad de ámbitos.

 

Para concluir, debemos decir que el 25 de noviembre de 1941 fallecía un hombre que al final de sus días sentía no haber hecho lo suficiente por ayudar a los más pobres, pero que  a pesar de esto sería recordado por ellos como una especie de “redentor”, el presidente más apreciado por los pobres.

 

 

 

(Material preparado a partir de la Historia de Chile, 1891-1073, Vol. 5, De la República Socialista al Frente Popular (Editorial Zig-Zag), de Gonzalo Vial y la Historia de Chile 1808-1994 (Editorial Cambridge), de Simon Collier).